Los desafíos de identificar hidradenitis supurativa

PA en Dermatología Laura Bush proporciona información sobre la enfermedad dolorosa de la piel

3 de agosto de 2022

PATROCINADO

La hidradenitis supurativa, o HS, es una enfermedad de la piel inflamatoria dolorosa, debilitante y crónica. Se presenta como abscesos recurrentes y persistentes con mayor frecuencia en las áreas intertriginosas de la ingle, los genitales, las nalgas y la axila.1-3

La HS comienza en los folículos pilosos cerca de las glándulas sudoríparas y, a menudo, se confunde con un proceso infeccioso. Si bien las lesiones pueden parecer un simple absceso, los rasgos característicos de la HS incluyen nódulos dolorosos recurrentes y abscesos que progresan a secreción purulenta, trayectos sinusales (túneles), destrucción irreversible de tejido y desarrollo de cicatrices.2-4

Prevención de diagnósticos erróneos
Laura Bush, DMSc, PA-C, dice que diagnosticar y tratar la HS requiere una comprensión de la patología de la enfermedad. HS no es una infección; es un trastorno inflamatorio sistémico que requiere atención y tratamiento a largo plazo, mejor ofrecidos por una práctica dermatológica familiarizada con la patología subyacente.5

Los pacientes a menudo acuden primero a su médico de atención primaria u obstetra/ginecólogo, pero pueden acudir a la atención de urgencia o al departamento de emergencias con un absceso que se ha vuelto muy doloroso. Los pacientes a veces son mal diagnosticados con abscesos, vellos encarnados, enfermedades de transmisión sexual o una infección; También se les puede decir que el absceso se debe a problemas de limpieza o sanitarios.6

Estos diagnósticos erróneos alimentan las creencias estigmatizantes que las personas con HS a menudo tienen sobre su condición, dice Bush. Por ejemplo, según Bush, algunos pacientes comentan que “es mi culpa porque no me mantuve lo suficientemente limpio ni cuidé mi piel adecuadamente”. Es importante que la comunidad sanitaria reconozca que los abscesos, especialmente en áreas intertriginosas, pueden tener una patología subyacente y sospechar HS.

Reproducido con permiso de Patil et al. (9)

Identificación de HS en pacientes
Hay tres características clave de la HS que se pueden usar para diferenciarla de otras afecciones: el tipo de lesiones, la ubicación de las lesiones y si las lesiones son crónicamente recurrentes o persistentes.2,3 El diagnóstico precoz y la derivación a dermatología son fundamentales para limitar los daños en la piel del paciente y el impacto en su calidad de vida. La HS que no se maneja adecuadamente puede provocar cicatrices permanentes que pueden engrosarse y eventualmente restringir la capacidad del paciente para mover los brazos u otras partes del cuerpo afectadas.7,8

Bush señala que los pacientes con HS suelen verse más gravemente afectados entre los 20 y los 40 años de edad, en la fase principal de la vida en la que construyen relaciones.7,10 Ella sospecha que muchas personas simplemente viven con HS, escondiéndose o escondiendo sus abscesos.1,7,11  “Los pacientes me dicen que se sienten feos y que les da vergüenza el olor de los abscesos que drenan”, dice. “La identificación adecuada, el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado de la HS brindan a los pacientes la capacidad de vivir sus vidas”, dice Bush, “y pueden ayudar a limitar la progresión de la HS”. Desafortunadamente, los datos nos dicen que el retraso promedio para recibir un diagnóstico preciso de HS es de aproximadamente siete años desde el inicio de los primeros síntomas.12

Las personas con HS a menudo pierden metas importantes en la vida, como las citas, el matrimonio y el trabajo, debido a sus síntomas. El dolor, la vergüenza por la apariencia y el olor de su cuerpo, y el miedo al juicio de los demás están dañando su confianza y sentido de bienestar emocional.7,11

Tratar a los pacientes con HS “holísticamente”
“Para algunos pacientes, escuchar el diagnóstico de una afección a largo plazo, especialmente una que involucra abscesos dolorosos de por vida, es difícil de escuchar”, dice Bush. Una vez que los pacientes recién diagnosticados han tenido tiempo de asimilar su diagnóstico, la mayoría buscará una clínica de dermatología con profesionales bien formados en el tratamiento de la HS. También pueden comunicarse con las comunidades de personas con HS para obtener apoyo y consejos para manejar los desafíos de la HS.

“Necesitamos tratar al paciente con HS de manera integral”, alienta Bush. “Como proveedores de atención médica, debemos permitirles compartir sus luchas contra la enfermedad y sus esperanzas de lo que es posible”. Bush señala además que la HS es difícil de tratar, incluso para los médicos que están familiarizados con la enfermedad. El plan de tratamiento de cada persona debe guiarse por las pautas actuales, las mejores prácticas y los informes de estudios de casos, así como por la perspectiva del paciente sobre las opciones de tratamiento.2,3 Bush tiene un espectro de opciones que prueba con sus pacientes y siempre está lista para pivotar y cambiar los tratamientos según la respuesta del paciente, incluida la tolerancia a la terapia.

Reproducido con permiso de Ovadja et al. (13)

Esté preparado para reconocer los síntomas de la HS
Al pensar en cómo se puede apoyar mejor a los pacientes con HS, Bush cree que esto comienza con el reconocimiento temprano por parte de los proveedores de atención primaria y de urgencia y los obstetras/ginecólogos, seguido de la derivación a dermatología. Hay algunos signos clave que deberían hacer sospechar de HS. ¿El absceso o lesión está en un área típica de HS: la región axilar, la ingle, las nalgas o debajo de los senos? ¿Hay comedones abiertos? ¿Alguna cicatriz? Una respuesta "sí" a cualquiera de estas preguntas debería desencadenar una derivación a dermatología.2,3,11

La HS es una enfermedad difícil de identificar, diagnosticar y tratar. Tanto la comunidad sanitaria como el paciente deben recordar que la HS no es una enfermedad aguda con una solución rápida; es una enfermedad crónica, de larga duración, que solo se puede controlar.2 Incluso con el mejor tratamiento, pueden ocurrir brotes. El objetivo del tratamiento debe ser controlar los síntomas del paciente y verlo con poca frecuencia para controles. “El tratamiento de la HS se trata de una asociación de por vida entre el paciente y la persona que trata su enfermedad”, dice Bush. “Es tan asombroso y gratificante cuando un paciente mejora y puede vivir su vida”.

Patrocinado por Asuntos médicos de Novartis Pharmaceuticals Corporation

Referencias

  1. Atzori L et al. Clin Dermatol. 2017;5(1):1-4.
  2. Vinkel C, Thompson SF. J Clin Aesthet Dermatol. 2018;11(10):17-23.
  3. Alikhan A et al. J Am Acad Dermatol. 2019;81(1):76-90.
  4. Gill L et al. Representante F1000Prime. 2014; 6:112.
  5. Poli F et al. Presentación clínica. En: Jemec GBE, Revuz J, Leyden JJ, eds. Hidradenitis supurativa. Springer Berlín Heidelberg; 2006: 11-24.
  6. Alianza Canadiense de Pacientes de la Piel. Marcado de por vida: actualización 2020. Un informe nacional de las experiencias de los pacientes que viven con hidradenitis supurativa. Mayo 2020.
  7. Dufour DN et al. Postgrado Med J. 2014;90(1062):216-220.
  8. Porter ML, Kimball AB. Presentación clínica de hidradenitis supurativa. En: Kimball AB, Jemec GBE, eds. Hidradenitis supurativa: una cartilla de la enfermedad. Adis; 2017: 9-18.
  9. Patil S et al. Indio J Dermatol. 2018;63(2):91-98. Las imágenes de la publicación han sido recortadas y se reproducen bajo los términos de la licencia internacional Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/
  10. Lockwood SJ, Kimball AB. Resumen de la enfermedad. En: Kimball AB, Jemec GBE, eds. Hidradenitis supurativa: una cartilla de la enfermedad. Adis; 2017: 1-8.
  11. Sabat R et al. Primers Nat Rev Dis. 2020, 6 (1): 18.
  12. Saunte D et al. Br J Dermatol. 2015;173(6):1546-1549.
  13. Ovadja ZN et al. Br J Dermatol. 2019;181(2):344-349. Las imágenes de la publicación han sido recortadas y se reproducen bajo los términos de la licencia internacional Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0: http://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/